» DESTINO «

Noches de luna en Chapala

Un rinconcito de amor
Redacción
| domingo, 26 de febrero de 2012 | 00:10

Decía Pepe Guízar que “Chapala es un rinconcito de amor donde todas las almas pueden hablarse de tú con Dios”. La frase puede parecer cursi, pero tiene cuando menos dos cosas que podemos aprenderle. La primera: Chapala es un rincón que permanece oculto para los vacacionistas que buscan en masa las playas cada año. Y aunque no se puede hablar de una playa formalmente, a falta de mar, laguna: los paisajes clásicos que nos ha dado Chapala (los pescadores con sus grandes redes, la vista de las montañas tras la bruma) es de por sí un pretexto para visitarlo.

La segunda: Chapala, igual que toda esa zona de Jalisco, es una suerte de ámbar en el que quedó de algún modo encerrada la época de oro del cine mexicano, donde, si bien no podemos hablarnos de tú con Dios, sí podemos revivir el México en blanco y negro de Pepe Guízar y Agustín Lara y la Doña. Ajijic, uno de los pueblos dentro del municipio de Chapala, es la razón final para ir a esa zona de Jalisco: se trata de un pueblo colonial a las orillas de la laguna, que no sólo conserva el encanto añejo del resto de Chapala, sino que lo ha llevado a otro nivel: casas conservadas como hace setenta años, empedrados divinos, bares, restaurantes, vida cultural como sólo se ve en un pueblo mágico.

Uno de los mejores hoteles en Chapala donde quedarse en Ajijic es Casa Mis Amores, casi frente a la plaza del pueblo: una típica casa colonial sobre el cruce de lo chic y lo kitsch, que sirve de rinconcito perfecto para las parejas que buscan aislamiento o simplemente para quienes quieren ir a descubrir de primera mano los paisajes del lago. Su ubicación es la mejor del pueblo, todo queda a unos pocos minutos a pie. Los desayunos mexicanos vienen incluídos. No olvides pedir un tequila y disfrutar desde tu habitación de una vista privilegiada hacia el malecón y el horizonte.

HOSPEDAJE

Casa Mis Amores:

www.misamores.com