» LIBROS «

El escritor de cristal y su diario

Narra su vida sin tapujos
Redacción
| domingo, 11 de marzo de 2012 | 00:10

Este no es un hombre común. Este es un hombre aguerrido, un lector, un traductor, un ensayista y un narrador tan versátil que puede darse el lujo de volver a sus personajes seres legendarios que habitan dentro y fuera de sus obras: Paul Auster está de vuelta en este mundo.

Cuando el escritor de Mr. Vértigo se dio a la tarea de ganarse la vida como escritor, quizá no imaginó que alcanzaría la fama y reconocimientos como el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, además de convertirse en director y guionista de cine.

Con Diario de invierno, Auster retoma los recuerdos más constantes de su vida: una niñez precoz, la pérdida de la virginidad, la muerte del padre y la madre. Historias todas que la pluma del autor no duda en tocar, ya sea con dolor o con destellos de humor que sólo él y quienes se ponen en contacto con el pasado pueden comprender bien, sin temor a que nadie juzgue su melancolía.

Cuando el autor narra su vida en este breviario histórico no teme a los remordimientos o al “qué dirán” de la gente. Auster nos habla de esos momentos de placer al lado de una prostituta negra neoyorquina y también narra su vida amorosa antes de toparse de frente con su mejor amante, la misma desde hace 30 años y con quien tiene una hija. Historias todas tan comunes que podría contar cualquier hombre de la calle o nosotros mismos.

Lo que más vale la pena de Diario de invierno es la confrontación que muestra este autor con su propio destino, lo cuestiona y lo acepta como cualquiera debería de aceptar la vida y el personaje que le tocó vivir en este momento de la historia, en esta parte del mundo donde igual somos felices o desdichados.