» Viajes «

Vino y rosas en la Rioja

Gastronomía exquisita, los mejores vinos del mundo y hospedaje de discreto y sorprendente lujo. Recorrer la comarca de La Rioja y dejarse llevar por el encanto de los lugareños de esta tierra cargada de tradiciones, puede ser un viaje inolvidable
VINO Y ROSAS EN LA RIOJA. La Rioja es interesante desde todos sus ángulos: su historia y geografía, sus vinos y su gastronomía reconocida con las prestigiosas estrellas Michelin (FOTO: ©DAVID MAROTO )
Por MARTA GÓMEZ-RODULFO / Fotos ©DAVID MAROTO
| domingo, 1 de marzo de 2015 | 00:10

LA RIOJA, España.- Frank y Olivia apuran el café en el Aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez, planeando los últimos detalles del viaje riojano que comenzará en unos minutos. Tal es el entusiasmo que la escasa hora de avión entre la capital española y Logroño, transcurre como un instante. Ya es de noche cuando aterrizan. A su llegada, les aguarda un vehículo color plata que han alquilado.

El viaje debe inaugurarse con el ritual más apropiado, un brindis con un “Rioja”. Denominación de origen otorgada en 1991, aunque fue en 1787 cuando se creó la primera Junta de Cosecheros para fomentar el cultivo a la vid. De las variedades de uvas que existen, el 79 por ciento del vino que se produce en la zona de Rioja se elabora con la variedad de tempranillo.

La Rioja es interesante desde todos sus ángulos: su historia y geografía, sus vinos y su gastronomía reconocida con las prestigiosas estrellas Michelin, como en el caso de los restaurantes Marqués de Riscal, Venta Moncalvillo o El Portal de Echaurren. En esta tierra todo huele a mundo vinícola, pareciera que hasta sus productos autóctonos, como los espárragos, caparrones, pimientos, cardos o hasta el cordero, se hubieran creado para que maridaran a la perfección con sus caldos. La alta calidad gastronómica de la zona es muy frecuente.

Esta región, al norte de España, está dividida en tres comunidades autónomas: País Vasco, Navarra y Rioja. Las comarcas de Rioja Alta y Rioja Baja son denominadas así por su localización geográfica con el río Ebro. Para conocer la zona, el coche es el vehículo idóneo. Las distancias son reducidas y perderse por las carreteras secundarias, es el mejor de los espectáculos para admirar el paisaje formado por interminables viñedos y pequeños pueblos con su lento sabor aldeano.

©DAVID MAROTO

El sabor de la tierra

Frank maneja y Olivia busca en el  navegador dónde cenar para celebrar el inicio del viaje. Como en España los horarios se alargan hasta bien entrada la noche, apuran para llegar hasta el pueblo de Casalarreina, a una hora de la capital. Ángel Pérez, el simpático propietario de La Vieja Bodega les espera con música en vivo para celebrar el 20 aniversario del restaurante.

Los grandes personajes siempre llevan una historia a sus espaldas, y la suya, el empeño por reinventarse, cuando en 1991 un fatídico incendio acabó con las piedras y los recuerdos de este edificio del siglo XII. Ángel les atiende como quién agasaja a sus mejores amigos. Extraordinario el Risotto de Pulpo y Camarones, también el Rabo de Buey Deshuesado.

Cuentan los vecinos de los pueblos riojanos que es tradición cuando los niños son pequeños, mojar su chupón en el vaso de vino tinto para que se vayan acostumbrando al sabor de la tierra. La familiaridad de su gente con el vino lleva tras sus pasos una historia centenaria, muchas casas tienen en sus subterráneos las “cuevas”, donde producen su propio vino.

En el pintoresco pueblo de La Guardia son tantas las bodegas familiares, que podría cruzarse la ciudad a través de sus subterráneos. La Guardia, de calles estrechas y sinuosas, es una parada deliciosa para disfrutar del bullicio de los bares de tapas y sus animadas terrazas. Las vistas desde el mi  rador afuera de la muralla que rodea la ciudad son espectaculares, tanto como echar un vistazo al atardecer y ver un juego de color tan increíble que pareciese un trampantojo sobre el cielo. Burdeos, verde, amarillo, naranja, marrón, rojo. El color del vino se expande sobre los interminables viñedos.

A pocos kilómetros de La Guardia, se divisan las enormes y coloristas ondas de titanio del hotel Marqués de Riscal. El proyecto del arquitecto de origen canadiense Frank Gehry, marcó un antes y un después en la arquitectura vinícola, y tras esta inauguración en octubre de 2006, vinieron otras combinaciones de arte y bodegas, como Viña Tondonia con la arquitecta iraní Zaha Hadid, el controvertido Calatrava con la bodega Ysios o el arquitecto vasco Iñaki Aspiazu y su edificio de cristal para Baigorri. Los colores de la construcción Gehry son una metáfora del vino: Rosa como el caldo, oro como la malla que cubre la botella o plata como el tapón. En la puerta del hotel Marqués de Riscal un flamante Maserati espera a sus propietarios. Esta escena cotidiana es un ejemplo del Rioja más elevado, que rodea a este espectacular alojamiento. Sus interiores están diseñados en la misma línea, como la habitación Grand Luxe con vistas al viñedo o la suite en el hermoso ala Gehry.

 ©DAVID MAROTO

El sabor de la tradición

El Spa Vinoterapia Caudali es minimalista y está armoniosamente decorado en rojo y negro, con una amplia carta de tratamientos en torno al vino, con los polifenoles de la uva como máximo protagonista, que son de los más eficaces antioxidantes y se encuentran principalmente en su piel y sus semillas. El baño con vid roja, la envoltura de miel y vino o el embriagador ritual Sarmientos enamorados, idóneo para relajarse en pareja. Su restaurante galardonado con una estrella Michelin, a manos del joven chef Juan Bautista Peñas, cuenta con una cocina asesorada por el chef Francis Paniego, del mítico Portal de Echaurren.

La influencia de Francis Paniego se percibe en toda la comarca. En la zona alta de La Rioja se encuentra el montañoso pueblo de Ezcaray, conocido por su estación de esquí y por sus mantas de pelo de cabra de Angora, realizadas a mano en telares del siglo XVIII, de fama internacional. Francis y su hermano José Félix, forman un tándem sólido, quinta generación de una familia dedicada a la cocina riojana. Es maravilloso entrar en este acogedor hotel que pertenece a la cadena Relais Chateaux. No hace falta caminar mucho para degustar una cena de altura. Se puede escoger entre dos restaurantes o mejor, probar uno cada día. Echaurren de comida tradicional y el galardonado con dos estrellas Michelin: El Portal de Echaurren, dentro del acogedor hotel Echaurren. Él y su hermano José Félix dirigen este esplendido restaurante donde conjugan las recetas tradicionales como las famosas croquetas de su madre, posiblemente las más cotizadas y famosas de todo el país, hasta creaciones de autor, que superan cualquier expectativa.

Sucede con el ritual de la cena, aperitivos que se transforman en platos, como la Gyoza de morros y tallarines de chipirón. Sorprenden sus platos como el Carpaccio de gamba sobre tartar de tomate, el Ajo blanco y caviar de vino tinto o el Arroz cremoso con oreja de cerdo en adobo y jugo aireado de estragón.

Logroño es una parada indiscutible en el recorrido riojano. Al transitar por la animada calle Laurel, pareciese ya se conociese, por todo lo que se ha escuchado sobre ella. “No te la puedes perder”, “cada bar es especialista en un pincho”, le decían los amigos de la Oficina de Turismo de la Rioja a Frank y Olivia, a quienes les prepararon una excelente ruta.

Comienzan en el bar Donosti y prueban su tapa estrella: el “Cojonudo”, un huevo de codorniz con chistorra (chorizo). Después llega el turno de “La Pulpería”. Este bar, fundado en 1978 por una familia gallega que se trasladó a la zona, tiene diferentes variedades de tapas alrededor del pulpo, como el tradicional “pulpo a la gallega” o “pulpo en vinagreta”. Si existe un pincho especialmente memorable en Logroño, es “el Tío Agus” del bar Lorenzo. Es una pequeña torta con trozos de carne mechada y una salsa especial de la casa, que es delicioso. Además de la calle Laurel, otras excelentes tapas se encuentran en sitios como El Mere, cuentan con la tortilla de patata más famosa de la ciudad.

Tras la comida copiosa, es hora de conocer una de las bodegas más importantes del mundo: Marqués de Murrieta. Bajo la batuta de Vicente Cebrián-Sagarriga, Conde de Creixel y una reciente remodelación de sus instalaciones, hechas con exquisito trabajo, mimo y dedicación, la finca Ygay es digna de mención y cuenta además con su propio viñedo.

©DAVID MAROTO

A pocos minutos de Logroño, se encuentra uno de los alojamientos más especiales de esta singular ruta: Finca de los Arandinos. Camuflado en el paisaje de viñedos, este minimalista y vanguardista hotel, idea del arquitecto riojano Javier Arizcuren, de líneas depuradas, es el lugar idóneo para olvidarte del reloj por unos días. Parece una casa familiar. Los huéspedes se saludan y todos caminan en armonía en este coqueto hotel de sólo 18 habitaciones, 10 de ellas creadas por el diseñador de moda español David Delfín. Su restaurante Tierra liderado por el chef Diego Rodríguez, quién empezó a trabajar a los 18 años con Martin Berasategui es digno de mención.

A la mañana siguiente y tras un satisfactorio desayuno con productos de la tierra, es el turno de conocer una de las ciudades más relevantes: Haro, la capital de La Rioja Alta. Bajar la ventana del coche y observar como las bodegas se suceden una tras otra, da una idea de la importancia de este lugar en el mundo vinícola. Espectacular la visita a la bodega López de Heredia Viña Tondonia, En su interior se encuentra el mostrador real que Don Rafael, el abuelo y fundador de las bodegas, encargó para la Exposición Universal de Bruselas de 1910.

©DAVID MAROTO

El viaje llega a su fin y antes de partir, una experiencia culinaria extraordinaria como colofón de estos días en La Rioja. Almorzar en Venta Moncalvillo, el restaurante con una estrella Michelin en Daroca de Rioja, un diminuto pueblo de apenas 50 habitantes. Sin el fin de conseguir el apreciado galardón y sólo guiados por el amor a la cocina, los hermanos Carlos e Ignacio Echapresto, quienes aprendieron a cocinar por su madre y lograron hacer parte de su filosofía la siguiente frase: “Como si invitáramos a comer a nuestra propia casa”. Una carta de absoluto lujo.

Es tan grandiosa su cocina que el solo hecho de comer en este restaurante, hace que el viaje a La Rioja cobre sentido. Su comida explota en el paladar con una cuidada sensación de sabores, contrastes y texturas. Los detalles culinarios son exquisitos y en cada bocado como su delicioso Canelón de hongos con arena de foie-gras y avellanas, Huevo de Moncalvillo con pimiento de cristal y rebozuelos, Cocochas de merluza asadas al sarmiento con patatas o el dulce típico, las torrijas caramelizadas, se entiende y se agradece la buena gastronomía como uno de los grandes lujos de la vida.

De regreso a Madrid, el diario de viajes explota en anécdotas, historias curiosas y gente encantadora, con la que Frank y Olivia seguirán en contacto porque en la Rioja la experiencia va más allá de un sencillo viaje. Las experiencias culinarias y vitales forman parte de estos días de vino y rosas en una de las regiones más encantadoras de España.

 ©DAVID MAROTO

POR LOS CAMINOS DE LA RIOJA

HOTELES:

> Marqués del Riscal

 Dormir en esta obra de arte es un lujo que disfrutarás sin complejos.

www.hotel-marquesderiscal.com

> Finca de Los Arandinos

Tranquilidad, confort y buen gusto.

www.fincadelosarandinos.com

> Echaurren

En pleno Centro Histórico de la ciudad montañosa. Deliciosas habitaciones y productos gourmet ecológicos.

www.echaurren.com

> Villa de la Guardia

Increíble Wine Oil Spa y relajante baño “Bacco” a base de vino.

www.hotelvilladelaguardia.com

> Los Parajes

“Chari”, la propietaria, cuida con mimo a sus clientes.

www.hospederiadelosparajes.com

 

BODEGAS:

> López de Heredia Viña Tondonia (Haro)

Bodegas milenarias donde hay que degustar su maravilloso Tondonia Gran Reserva Blanco.

www.lopezdeheredia.com

> Gómez Cruzado (Haro)

Su origen tiene que ver con españoles que emigraron a México. Fama merecida en plena expansión.

www.gomezcruzado.com

> Marqués de Murrieta (Logroño)

Un privilegio pasear por sus célebres instalaciones centenarias.

www.marquesdemurrieta.com

> Remirez de Ganuza (Samaniego)

Forma parte del selecto club de los 100 puntos de la “Lista Parker” por su tinto Gran Reserva 2004.

www.remirezdeganuza.com

 

©DAVID MAROTO

RESTAURANTES:

> La Vieja Bodega (Casalarreina)

Una increíble sorpresa que después recomendaras a todos tus amigos. La extraordinaria cocina, la atención, todo aquí merece más de una parada.

www.viejabodega.com

> Marqués de Riscal

Una estrella Michelin avala las recetas sorprendentes de uno de los restaurantes más aclamados de la región. La Tosta templada de queso de los Cameros, manzana reineta y miel es su postre estrella.

www.restaurantemarquesderiscal.com

> Venta Moncalvillo

Una estrella Michelin para la maestría culinaria de la mano de los hermanos Echapresto. Reserva todo el tiempo posible, porque una vez que entres en este paraíso, querrás alargar el almuerzo hasta el infinito.

www.ventamoncalvillo.com

> El Portal de Echaurren

La madre de los hermanos Paniego, Marisa sigue yendo a diario a dar una vuelta por las cocinas y supervisar sus famosas “croquetas” de pollo, jamón y huevo cocido. La quinta generación es exponente de la buena cocina riojana.

www.echaurren.com

> Tierra. (Finca de los Arandinos) Como su nombre indica, en este restaurante el respeto a los ingredientes naturales es el sello de la casa. Sorprendentes creaciones con productos del mar y la tierra.

www.fincadelosarandinos.com

MUSEO:

> Fundación Museo Vivanco. Extraordinario recinto dedicado a la cultura del vino, realizado por la familia Vivanco. El origen del vino desde todas las culturas: Egipcios, griegos, romanos. La estrecha relación entre el vino y el hombre a través de esta Fundación creada en 2001 para divulgar este patrimonio.

www.vivancoculturadevino.es