» Vaselina «

Vaselina: el fenómeno

Danny y Sandy regresan al escenario por decimotercera ocasión en cuatro décadas. Y Julissa, como siempre, está detrás de lo que se ha convertido en su travesura favorita. Entrevistamos a los nuevos protagonistas de la obra musical que suele desquiciar a los niños, enamorar a los adolescentes, cautivar a los jóvenes y provocar una dosis de nostalgia en los adultos. ¿Estará este nuevo elenco a la altura de los anteriores shows?
LO NUEVO. La puesta en escena del clásico musical se estrena este 17 de octubre. (FOTO: Cortesía Bobo Producciones )
Por Rogelio Segoviano. Fotos cortesía Bobo Producciones
| domingo, 13 de octubre de 2013 | 00:10

La gente abarrotaba el emblemático Teatro Manolo Fábregas. Eran días de faldones amplios, patillas crecidas, copetes y flecos. El público estaba entregado a la primer obra musical dirigida a los jóvenes y, además, contaba con una banda en vivo. Corría 1973 y faltaban todavía cinco años para que se estrenara en los cines la película Vaselina, con los inolvidables John Travolta y Olivia Newton John, pero aun así, el éxito y la conexión de los mexicanos con la puesta en escena fue inmediata.

Vaselina se presentó por primera vez en la Ciudad de México hace exactamente 40 años, llevando a Julissa y a su entonces esposo, el rockero Benny Ibarra, como protagonistas. Con el paso del tiempo se volvería un clásico del teatro en México, tanto que el próximo jueves 17 de octubre inicia su décimo tercer montaje, en el Teatro Nextel.

Julissa, dueña en México de los derechos de la obra, vuelve a estar al frente de la producción, sólo que esta vez se asoció con el cantante Ari Borovoy, la actriz Paola Núñez y su hijo Alejandro Ibarra. La dirección de escena estará a cargo, al igual que en la década de los 70, de Benny Ibarra Sr., así como de Juan Carlos Muñoz. Con la idea de renovar los arreglos en las canciones, la dirección musical quedó en manos de Benny Ibarra hijo. Incluso, con el fin de hacer más ágil la obra, algunos personajes con poca trascendencia han sido eliminados, lo mismo que algunos chistes que, con el paso del tiempo, han perdido efectividad.

NOSTALGIA. Julissa y Benny Ibarra Sr. (derecha) protagonizaron Vaselina.

Julissa había declarado hace algunos años a la prensa, cuando se estrenó el montaje número doce de Vaselina, que no le gustaba nada la idea de que los protagonistas fueran famosos actores de telenovelas. Decía que la carga de trabajo externo podría provocar falta de compromiso para con el musical. Pero en esta nueva versión de la obra los roles centrales recaen en dos de las estrellas juveniles del momento: Paulina Goto y Eleazar Gómez, quienes además de haber trabajado en el melodrama adolescente Miss XV, también forman parte del grupo musical Eme 15, que se desprendió de esa historia, y con el que realizan exitosas giras por todo el país.

"Tengo muchas ganas de volver a montar un espectáculo que lo pueda controlar en su totalidad, como en José el soñador y Vaselina con Timbiriche… Quiero retomar ese papel creativo y decidir cómo quiero que vaya, ya no quiero socios que a fuerzas te quieran traer niñas de telenovela porque ya se que nunca van a llegar, o se van a hacer una película o se tienen que salir a un comercial. Yo quiero gente que esté allí, en los ensayos… En las obras en que mejor me fue tuve gente muy joven, enamorada del proyecto, y que durante mucho tiempo pudo ensayar. No es que quiera explotar a la gente, es la manera de que todo salga bien", le dijo Julissa en su momento al reportero Salvador Perches Galván, de la revista Ágora Teatral, cuando aún no tenía planeado realizar esta nueva versión.

OTROS TIEMPOS. El teatro Manolo Fábregas albergó la primera puesta en escena.

Original de Jim Jacobs y Warren Casey, con una traducción libre de la propia Julissa, Vaselina está ambientada en la década de los 60 y cuenta la historia de amor de Danny y Sandy, dos preparatorianos que pertenecen a mundos diferentes y están dispuestos a cambiar su forma de ver la vida con tal de estar juntos.

La nueva versión de Vaselina, en donde también participan Alejandro Speitzer, Vadhir Derbez, Roxana Puente, Jack Duarte, Sergio Mayer Mori, Regina Murguía y Mauricio Mancera, se presentará en el Teatro Nextel de jueves a domingo, durante diez semanas, para luego iniciar una gira por el interior de la República.

De las doce versiones previas del musical, algunos críticos han destacado —además del estreno— tres montajes por sus características tan peculiares. En 1979, tras el éxito de Vaselina en el cine, Julissa se asoció con la empresaria Margo Su para presentar en el Teatro Blanquita una versión condensada de la obra, siendo ésa la última vez que Julissa interpretó el personaje de Sandy Tontales. En 1984, Julissa adaptó el musical para realizar una versión infantil en el Televiteatro 1 que protagonizaron los integrantes del grupo Timbiriche, entre los que se encontraba su hijo Benny, quien interpretó a Danny Seco. El papel de Sandy quedó en manos de Sasha Sokol, pero muchos todavía recuerdan el trabajo de una pequeña Lolita Cortés, quien interpretó a todos los personajes femeninos del musical. Y, en 2002, al finalizar la temporada protagonizada por Alejandro Ibarra, Bárbara Mori, Carlos Espejel, Radamés de Jesús, y Mariana Ávila, se presentó Vaselina, al revés, una singular versión travesti de la obra, en la que los hombres interpretaron los personajes femeninos, y las mujeres los masculinos.

UNA NO ES NINGUNA. 'Vaselina' ha tenido 12 representaciones previas en México. Hasta los miembros de la banda 'Timbiriche' participaron en una de ellas, como se puede ver en la foto. Muchos actores juveniles han interpretado a estos jóvenes con copete y faldas de colegiala.

EL MUCHACHO CHICHO…

"Cuando me llamaron de Bobo Producciones para hacer un casting abierto, aquí en el estudio de Julissa, fue que me enteré de que estaban por montar nuevamente el musical Vaselina. Una semana después volvieron a llamarme para decirme que tenía el papel de Danny Seco. Me llena de emoción porque desde que estaba en la escuela quise interpretar a este personaje, pues me permite desarrollar las dos cosas que más me gustan en la vida: actuar y cantar, aunque en este caso también bailar", dice con una gran sonrisa Eleazar Gómez, quien a pesar de tener 27 años, por su apariencia juvenil sigue acaparando los personajes adolescentes del teatro y la televisión.

Dice Gómez: "Desde chiquito veía la película Vaselina y me proyectaba con el personaje de John Travolta, quería ser como él. La verdad, creo que de chavos todos soñamos con interpretar a Danny o a Sandy, en el caso de la niñas". Agrega que Vaselina forma parte del repertorio clásico del teatro musical, porque en nuestro país se presenta de manera regular desde hace 40 años. "El reto que ahora tenemos los actores a los que nos han pasado la estafeta es enorme, pero tenemos con qué sacarlo adelante y darle nuestro toque para lograr una puesta en escena que la gente recuerde por mucho tiempo".

Para el también integrante del grupo musical Eme 15, "la idea es transportar al público a finales de los años 50 y principios de los 60, con las canciones y los bailes. Los queremos llevar en un viaje en el tiempo en donde la van a pasar increíble, porque ésa es la magia de la obra".

El actor señala que además de aprenderse las canciones y coreografías de la obra, ha tenido que meterse en el papel de Danny tanto física como espiritualmente: "Siempre que me enrolo en algún personaje, ya sea en cine, teatro o en alguna telenovela, trato de retarme actoralmente, pues no me gusta estar haciendo siempre lo mismo, no me gusta encasillarme".

Agrega que aunque Vaselina parece algo sencillo, "la verdad es que no es nada fácil, porque estamos hablando de 20 números musicales, 30 actores en escena, un grupo en vivo… y tienes que mantener la energía para que la voz no falle, no se corte el aliento y los bailes salgan como los tienes planeados. Además, serán dos funciones de jueves a domingo, así que imagínate el desgaste físico que todo eso implica. A mí me gusta afrontar este tipo de retos y sacarlos adelante con mucha responsabilidad y compromiso".

REPARTO. También participan Alejandro Speitzer, Mauricio Mancera y Vadhir Derbez.

El actor destaca que el grupo de trabajo que se ha formado en esta nueva versión de la obra es como una gran familia, "porque muchos nos conocemos desde que trabajamos juntos en las telenovelas Rebelde, Atrévete a soñar y Miss XV, así como en Eme 15".

Dice también que cada una de las diferentes puestas en escena del musical han tenido su propia magia y estilo muy particular, lo que las hace únicas. "Antes que nosotros estuvieron los integrantes del grupo Timbiriche y de La Onda Vaselina, y lo hicieron tan bien, que la gente todavía se acuerda de ellos. Estoy seguro que muchas de las personas que vieron la obra de chavitos van a regresar y van a traer a sus hijos con ellos. No sabemos qué tan diferente pueda resultar esta puesta en escena en comparación con las anteriores, eso ya el público lo dirá, pero queremos que cuando vean la obra se diviertan, la pasen bien y canten con nosotros, porque estamos seguros de que se saben todas las melodías".

—¿Se han cumplido las expectativas que tenías de ser actor?

—Inicié como actor a los tres años, por lo que acabo de cumplir 24 años como actor y nunca me he fijado ninguna meta ni tengo expectativas al respecto. Soy una persona a la que le gusta vivir el presente y no me gusta "futurear". Cuando termine aquí empezaré a pensar en otro proyecto.

—¿24 años de carrera?

—Toda una vida en este medio. Mis dos hermanos, Zoraida y Jairo, también son actores y también empezaron desde pequeños. Lo importante no es qué quieres ser o a dónde quieres llegar, sino disfrutar del sueño de estar aquí, disfrutar del aquí y del ahora.

–¿Cuáles han sido los momentos fundamentales en tu carrera?

–Definitivamente la telenovela Atrévete a soñar. Ahí está el parteaguas de mi carrera. La hice en 2008 junto a Danna Paola y representó mi primer protagónico. Después de eso, mi carrera cambió muchísimo, todo fue muy diferente. No me gusta hablar de malas o buenas experiencias, simplemente de trayectos que te toca recorrer. A veces el camino se complica un poco y es como ir en terracería, pero en otros momentos es como ir en una autopista a toda velocidad.

—¿Crees haberte perdido de algo en tu infancia o juventud por tu trabajo como actor?

—La actuación es una carrera caprichosa y celosa, por lo que te exige algunos sacrificios, pero a mí no me gusta verlo de esta manera. Por supuesto que en muchas ocasiones las jornadas de trabajo son extenuantes y no tienes oportunidad de pasarla con tu familia ni con los amigos, pero siempre hay tiempo para todo.

—De no ser actor, ¿qué te habría gustado ser?

—Lo más seguro es que habría sido futbolista profesional o abogado. El futbol lo practico desde niño y, no es por nada, pero soy un excelente mediocampista. Otro de mis hermanos también era muy bueno para el futbol y se quedó a nada de debutar con las Chivas de Guadalajara, porque se lesionó una rodilla.

—¿Y la abogacía?

—Me metí a estudiar Derecho en una universidad de Miami, pero no terminé la carrera. La vida me ha ido llevando por diversas situaciones, como el hecho de que me tuve que ir a vivir a Estados Unidos con mi familia, pero luego nos tuvimos que regresar a México. Poco a poco se han ido acomodando las cosas, porque en cuanto estuve de regreso el productor Pedro Damián me ofreció participar en las telenovelas Clase 406 y Rebelde, con las que retomé mi carrera de actor, y a partir de ahí ya no paré.

—Pero querías ser abogado…

—Siempre me ha llamado la atención la abogacía y las leyes. Me gusta mucho la idea de impartir justicia y esa fue una de las causas que me llevaron a querer estudiar esa carrera.

—¿Cómo te has preparado para ser actor?

—Yo siempre he sido un actor muy vivencial. Es la técnica que he manejado a lo largo de toda mi carrera, pero un actor debe prepararse, estudiar y tomar cursos todo el tiempo. En mi caso, yo he tomado muchos cursos y siempre estoy tratando de prepararme, aunque no siempre se puede, porque en los últimos años he tenido mucho trabajo. Por suerte, en esta carrera existe la posibilidad de aprender sobre la marcha, pues todo el tiempo está uno rodeado de extraordinarios actores, directores y gente de la producción que son verdaderos maestros. Por ejemplo, que en un ensayo de Vaselina se acerque Julissa y te de un consejo, o que durante la grabación de una telenovela Pedro Damián te diga cómo moverte mejor ante las cámaras. Son cosas que no vas a aprender en un aula.

Eleazar es, en este momento, uno de los actores más cotizados en la televisión para adolescentes. Su rostro ha aparecido en muchas portadas de las revistas dirigidas a ese público.

—¿Te gusta el lado glamoroso de la carrera de un artista?

—Eso de las alfombras rojas, los autógrafos, las fotografías con los fans, las entrevistas y el que te busquen para hacer la portada de alguna revista es una parte muy bonita de esta carrera y yo la disfruto mucho. Después de todo, son muestras de cariño de la gente y es un reconocimiento de que estás haciendo bien tu trabajo.

—¿Se te ha subido la fama a la cabeza?

—En más de una ocasión, pero afortunadamente tengo a mi lado a mi mamá, quien me da mis jalones de orejas y me pone los pies en la tierra. Ella es la que más disfruta con mis éxitos, pero también es la más centrada y me ayuda a ubicarme y no perder el piso, porque en esta carrera es muy fácil que la mente se te vaya para otro lado.

Eleazar no sólo es un fenómeno juvenil, sino que ha participado en teatro y en películas.

—¿En cuántas películas has participado?

—De niño hice muchísimas películas y videohomes. Trabajé con los hermanos Almada, Erik del Castillo, Vicente Fernández, Jorge Russek, Los Tigres del Norte, La India María… me divertí mucho jugando al cine con todas estas celebridades.

LA CHICA EJEMPLAR

Para quedarse con el personaje de Sandy en Vaselina la actriz Paulina Goto tuvo que hacer tres castings para convencer a los productores de que ella era la adecuada. En uno bailó, en otro cantó y, en el tercero, demostró su talento histriónico. En algunos medios de farándula incluso se mencionó que, en el proceso de selección, Goto dejó fuera a otras estrellas juveniles como Belinda y Eiza González.

Y aunque la también protagonista de la telenovela juvenil Miss XV nunca antes había hecho comedia musical, Julissa, Ari Borovoy, Alejandro Ibarra y Paola Núñez, productores de la obra, confían en que la regiomontana de 22 años podrá sacar adelante el personaje y mantener su buena química con Eleazar Gómez.

"Vaselina es una historia muy querida por el público, de ahí que el reto sea lograr un trabajo que convenza a la gente, porque estoy segura de que cuando vayan a vernos todos van a cantar cada una de las canciones, porque se las saben perfectamente", dice Goto. Agrega que le han dicho que en las puestas anteriores, "más que una obra, parece un concierto, porque la gente se prende increíble y cada que sale un personaje a escena todos gritan, entonces el ánimo está todo el tiempo hasta arriba".

Señala que al ser Julissa la productora y la primera actriz mexicana que dio vida a Sandy, los consejos y la retroalimentación que pueda tener con ella resultan fundamentales para una mejor interpretación. "Ella ha estado todos los días en los ensayos y está al pendiente de cada uno de los detalles de la obra. Eso nos llena de confianza y mucho ánimo a todos los que participamos, porque se sabe la obra de memoria y detecta de inmediato cuando algo, ya sea un chiste, un diálogo, una canción o una coreografía no se están haciendo de la forma adecuada. Al mismo tiempo, Julissa respeta el trabajo que yo estoy haciendo para tratar de construir a una Sandy que tenga su propio sello y personalidad, tal y como lo hizo ella cuando le tocó interpretarla", dice Goto.

Para la intérprete, lo mejor de estar en Vaselina es que puede desarrollar al mismo tiempo su trabajo como actriz, cantante y bailarina. "Me ha servido mucho el haber trabajado antes en las telenovelas Niña de mi corazón y Miss XV, y luego en el grupo Eme 15, porque eso me da todavía más seguridad para subir al escenario".

LAS CHICAS. Participan Andrea Ibarra, Ximena Quiroz y Geraldine Galván, entre otras.

Revela que desde niña soñó con llegar a ser cantante y actriz, y que a la menor provocación se disfrazaba de sus personajes favoritos de las películas de Disney: "Les hacía show a mis hermanos y a mis primos. Y cuando llegaba la Navidad o alguna celebración importante en la casa, la familia se reunía y yo aprovechaba para hacer mis numeritos. Siempre lo imaginé así y fue por eso que desde los 16 años me fui de Tampico y me animé a estudiar actuación en la Ciudad de México".

Paulina dice que si bien sabía lo que quería, nunca pensó que todo esto se le fuera a dar tan rápido: "Todavía no cumplía ni un año en la escuela de actuación de Televisa cuando los maestros y productores me sacaban de clases para ir a trabajar en las telenovelas, y hasta un protagónico me dieron. Todo eso fue lo que me tomó por sorpresa, porque a partir de ahí no he parado de trabajar".

DESDE LA TV. Muchos de los actores de la obra provienen de telenovelas o series de Televisa.

Entrevistada durante un descanso de los ensayos de Vaselina, Goto recuerda que cuando fue a realizar su audición para ingresar al Centro de Educación Artística de Televisa , "había cientos de personas peleando por uno de los pocos lugares disponibles, por lo que nunca pensé que me quedaría. En esa época estaba en la prepa y trabajaba en Televisa del Golfo como conductora de un programa juvenil de videos, algo muy local. Fueron los directivos de allá los que me animaron a hacer mi examen, y de inmediato mi familia me apoyó".

—¿Es una carga ser considerada un ejemplo para las adolescentes?

—Más que una carga, lo considero una gran responsabilidad, sobre todo porque el público que más me sigue, mi target, son las niñas chiquitas. En impresionante ver cómo la mayoría de los asistentes a los conciertos de Eme 15 son las niñas de entre 6 y 10 años. Y cuando platico con ellas, todas me dicen que soy lo máximo, por lo que me doy cuenta de que no puedo ser un mal ejemplo. Son un público increíble y no debo fallarles.

—¿Y si les fallaras?

–Eso no va a pasar. Yo soy una chava bien tranquila y no me gusta estar en medio del escándalo. Nunca me han visto en fotos de paparazzi en fiestas en la madrugada ni en estado de ebriedad ni besuqueándome con nadie. Estoy consciente de que soy un modelo a seguir para muchas niñas pequeñas y trato de actuar en consecuencia. Ahora que se estrene Vaselina, estoy segura de que muchas de estas niñas le van a pedir a sus papás que las lleven a ver la obra, y eso me parece maravilloso. Le agradezco a mis padres que me hayan educado con valores familiares, porque así no tengo que forzar nada ni fingir algo que no soy para que me consideren un buen ejemplo.

—¿Algún fan te ha sorprendido?

—Hace poco, durante un concierto, un fan se me acercó y me enseñó el tatuaje que tenía en el brazo. Se tatuó mi nombre. Jamás me había tocado alguien que hiciera algo tan intenso. Yo pensaba: "Ojalá y no lo vayan a regañar sus papás, pues por mi culpa se anda tatuando el brazo". Y luego, ahí me ves diciéndole a todos en las redes sociales: "Por favor, no se tatúen".

—¿Cómo te ves en unos años?

—No me gusta "futurear", me gusta vivir el presente y estar en Vaselina me llena de satisfacción. No sé que vaya a hacer el día de mañana, pero de lo única que estoy segura es que quiero seguir creciendo como artista y con proyectos que me representen un reto. Me encantaría seguir haciendo teatro y que me inviten a trabajar en alguna película. También quiero lanzar un disco y protagonizar otra telenovela. Como verás, quiero hacer de todo.

—¿Qué haces en el tiempo en que no estás trabajando?

—Me quedo en casa a descansar. Salgo muy poco. Veo películas y series de televisión y me gusta mucho leer. Ahora estoy por terminar un libro buenísimo que se llama La cabaña (de Paul Young). Lo súper recomiendo.

—¿De qué trata 'La cabaña'?

—No les voy a decir, mejor léanlo. Está irreal.

LOS FANS. Los actores esperan que acudan muchos seguidores del grupo Eme 15.

ROGELIO SEGOVIANO, reportero especializado en temas de espectáculos, le agradece a Julissa el haberle salvado la vida en el terremoto del 85. La noche del 18 de septiembre de ese año, cuando cursaba la preparatoria y trabajaba en la Confederación Nacional Ganadera, abandonó una fiesta en una de las suites del Hotel Regis para ir a ver la película 'Amor libre', donde ella participó. A la mañana siguiente sus amigos del trabajo, que seguían en la fiesta, fallecieron al derrumbarse el hotel.