» Savia / Reportaje «

Utiliza la gravedad a tu favor y...¡Decídete a flotar!

¿Conoces los beneficios de la ejercitación ligera en disciplinas que te ayudan a concentrarte en tu presente y a mejorar tu salud física y mental? No importa la forma o el peso de tu cuerpo: la AeroYoga es lo de hoy, no lo pienses mucho, puede ser tu gran opción
AeroYOGA Tonifica y define los músculos. (FOTO: Luz Montero )
Por ELIZABETH PALACIOS / Fotos LUZ MONTERO
| domingo, 17 de mayo de 2015 | 00:10

Cuando era pequeña me encantaba ir al parque, montarme en un columpio, impulsarme y volar… Así, sin más preocupaciones, la sensación de estar suspendida en el aire era lo máximo. Desde siempre también me gustaron las hamacas, su vaivén que arrulla, la tela suave que te envuelve y  abraza es de las sensaciones más agradables que recuerdo.   Y esta mañana tengo una cita para usar un columpio, diseñado con los mismos principios de una hamaca pero esta vez lo haré para ejercitarme, meditar y encontrar una opción más de bienestar y salud. ¿Cómo? A través del Aeroyoga®.

Me reciben Claudia Navarrete y Nayeli Dainzú, las expertas que me guían en esta nueva experiencia. Ellas me explican que lo que estoy a punto de experimentar, no es propiamente una vertiente del yoga, pues ésta es una disciplina muy compleja que engloba un estilo de vida e integra aspectos físicos, emocionales y espirituales.

El Aeroyoga tampoco es lo mismo que la danza aérea, ni  que otras disciplinas de ejercicios acrobáticos que, aunque son excelentes para el cuerpo, no necesariamente están conectados con la mente o el espíritu.

En resumen, Aeroyoga es un método, influenciado por algunas de las técnicas que surgen desde hace siglos en la India, pero creado en Occidente. Una de las grandes influencias, es el Mallakham Rope, antiguo sistema de Fitness holísitico© originario de Mumbay en donde se usan cuerdas y otros elementos para desarrollar fuerza, destreza y equilibrio en suspensión. Más recientemente, ya en el siglo XX, el maestro Iyengar desarrolló un tipo de yoga con arneses y cuerdas, practicando así  lo que se definió como la yoga en suspensión.

Mientras retiro los zapatos y calcetines me entero que estoy a punto de practicar el primer método de Fitness Holístico© de yoga aéreo y en ingravidez, introducido primero en España desde hace ya 10 años, y después en Latinoamérica por Rafael Martínez, y que está inspirado entre otras influencias en el Natha Yoga (yoga ancestral) y el Ayurveda (medicina mas antigua que aún hoy se aplica y se estudia en la India) así como en técnicas más modernas de acondicionamiento físico como el método Pilates, el método Alexander, el Conceptual Fitness, y también la danza y artes plásticas. 

Aunque al hacer una demostración, Claudia realmente logra volar y realizar figuras estéticas y acrobáticas en el aire, al bajar y ver mi cara de angustia me dice que no me asuste pues esas son posiciones del nivel 2 y yo empezaré en el nivel 0, para que me de cuenta de lo más importante: que este método es para todas las personas sin importar edad, estatura o talla. 

El nivel 0, es decir el de principiantes absolutos como yo, es un nivel restaurativo y terapéutico en el que el peso del cuerpo en suspensión, la fuerza de gravedad y la respiración, trabajarán en nuestro beneficio y se encargarán de hacer el trabajo de sanación, tonificación y reactivación de los músculos, nuestras  vértebras y las células. 

“El AeroYoga te permite desde realizar una práctica restaurativa- terapéutica hasta una práctica de vinyasa, que es mucho más acrobática y requiere mucho más entrenamiento. Es por eso, que toda persona que tenga la curiosidad de experimentar la sensación de estar sostenido por el columpio y en ingravidez puede gozar de sus beneficios. Es importante aclarar que pueden existir algunas contraindicaciones de la práctica en relación a las condiciones físicas y de salud de los alumnos, mismas que dependerán de una evaluación tanto personal como del especialista en el área determinada”, explica Claudia y cita como ejemplo a las personas que padecen hipertensión arterial.

Cuando Nayeli termina de instalar el columpio me tranquilizo pues me doy cuenta que la altura a la que haré la práctica es mucho menor que la que utilizó Claudia en su demostración. Además, Nayeli me explica que el columpio de que los instructores certificados en AeroYoga utilizan está hecho con tela de paracaídas cuya resistencia ha sido probada. 

Sin embargo, aunque AeroYoga es una marca registrada, existen en el mundo otras disciplinas, que utilizan diversos métodos más acrobáticos y se hacen llamar Yoga Aérea, Danza aérea o Yoga acrobático que utilizan otras herramientas o materiales, por lo que recomienda poner mucha atención al estado físico de las telas donde se hagan estas prácticas para no correr ningún riesgo.

A diferencia de las acrobacias en telas que se han puesto de moda por los rápidos resultados que se notan en la atonificación muscular, en el Yoga aéreo, al igual que el Pilates aéreo, se realizan en columpios o hamacas de tela que se fijan a menor altura del piso.

En ellos se practican las posturas típicas pero con mejor balance y equilibrio, logrando que la concentración de la sesión se fije en la relajación de cada posición más que en el esfuerzo físico por permanecer en ella. Es una de las grandes diferencias por lo que Nayeli asegura, a diferencia de la yoga tradicional, la Aeroyoga tiene tres veces más goce, tres veces menos esfuerzo y tres veces más beneficios.

Y mientras me acomodo en el columpio para comenzar, Claudia enfatiza parafraseando un antiguo proverbio hindú: “Cuando se domina la gravedad, cesa la resistencia y el cuerpo expresa su máximo potencial”.

Yo estoy preocupada porque no es que tenga el cuerpo de una modelo anoréxica ni mucho menos el de una chica atlética, pero las expertas me aseguran que el método de AeroYoga es muy flexible por lo que puede adaptarse a todas las personas, ya  que busca ser un entrenamiento progresivo en el que cada persona desarrolle paulatinamente su poder creativo, su autoconfianza y finalmente rompa sus propias barreras y miedos.

Una persona que, como yo, nunca ha practicado ni siquiera el yoga que todos conocemos, puede iniciar con una clase restaurativa para generar autoconfianza y conocer el columpio. De entrada  me parece cómodo y seguro, resistente, y la sensación de balanceo al comenzar a hacer los ejercicios resulta placentera y lúdica. 

Mantener las piernas en suspensión promete beneficios para el sistema circulatorio, el trabajo que se hace con el abdomen y la respiración permite una activación del sistema digestivo, la aceleración del metabolismo y toda la práctica en conjunto, una desintoxicación del sistema linfático, que resulta importante para la prevención de muchas enfermedades.

Mientras conozco las posiciones que debo hacer en el columpio y me ayudan a familiarizarme con las partes que lo integran, Nayeli me explica que esta disciplina tiene como ventajas la renovación celular gracias a la acción invertida, la definición y tonificación de la musculatura, el mejorar los procesos digestivos y respiratorios y, finalmente, alcanzar estados de relajación profundos. 

Cuando dejo caer mi cuerpo hacia atrás y mi cabeza logra apoyarse en el piso mientras mi cadera y mis piernas están suspendidas en el aire, siento de inmediato un descanso a lo largo de toda mi  espalda.

Nayeli dice  que esto se debe a que el mejoramiento de la postura y la ganancia de flexibilidad son otros de losgrandes  beneficios del AeroYoga.

Mientras avanza la clase yo voy comprendiendo, y sintiendo en carne propia, porque estas disciplinas están causando furor en todo el mundo occidental.

Y es que se trata de prácticas que ayudan a desarrollar la paciencia y el ímpetu necesario para dominar y desafiar al cuerpo y también a la tela, que debe verse sólo como un instrumento, y no como el objetivo de la actividad en sí misma.

En AeroYoga la meta no tiene que ver con que tan alto llegues, ni con cuantos retos logres superar, pues como explica Nayeli, el ego está apegado al esfuerzo.

Se trata de disfrutar y vivir el presente. La respiración sigue siendo muy importante, tal como lo es en el yoga en piso o en Pilates.  

Se trata de lograr la conexión del esfuerzo físico con la concentración y la exigencia mental, sobre todo, de concentrarse en el aquí y el ahora, algo importante si estás suspendida en el aire. Aprender a alzar el vuelo interior y cuidar nuestro cuerpo es lo importante. ¡Anímate!

BENEFICIOS DEL AEROYOGA

»Tonifica y redefine los músculos.

 » Elimina el dolor de espalda y estira la columna.

 »Tonifica y redefine los músculos.

» Combate la celulitis y la flacidez.

» Reactiva el aparato respiratorio y el aparato digestivo.

» Regenera y fortalece las articulaciones.

» Promueve el drenaje linfático y circulatorio.

» Previene la hipertensión.

» Aumenta la creatividad y la conciencia del cuerpo.

» Es útil en rehabilitación tras alguna lesión (fisioterapia en ingravidez).

» Ayuda a combatir fobias, estrés,  y a redescubrirte en espacios distintos.

NUESTRAS ESPECIALISTAS

Claudia Navarrete está certificada en Pilates, Yoga y AeroYoga®. Es instructora de fitness en empresas como la Acuatica Nelson Vargas y Sports World. Ha colaborado con IngeniaNutrición en proyectos de Salud en empresas como MetLife, ACCENTURE y MP Marketing Group. En los últimos años su trabajo se ha enfocado en personas con dolor crónico, sobrepeso, depresión, ansiedad y esrés a quienes ayuda a partir de técnicas de movimiento. 

Nayeli Dainzú es miembro del grupo de facilitadores e instructores de meditación del Osho Meditation Center México, está  enfocada en la práctica de la meditación y la conducción de talleres en el mismo ámbito. Se ha especializado en  desarrollo humano y búsqueda espiritual, por lo que está certificada en diferentes tipos de técnicas y terapias alternativas como Master Reiki, Osho Meditation Leader, Yoga de la risa, Hipnoterapia, Rebalancing y actualmente en AeroYoga. 

DÓNDE: airyogamx@gmail.com

T. 04455-59661095 / 0445518811281

Zamora 175. Col. Condesa, Ciudad de México