» Fecalismo «

No seas fecalista: El papel va al inodoro

El fecalismo se ha llevado hasta el hogar al mantener los papeles con restos fecales en un bote o heces en la suela de los zapatos. Checa cómo erradicarlo
GÉRMENES Los papeles con restos fecales acumulados en el bote de basura puede causar salmonelosis y cisticercosis. (FOTO: Especiales )
Redacción
| lunes, 29 de septiembre de 2014 | 17:33

Por mucho tiempo nos dijeron que tirar el papel higiénico usado en el retrete era casi un pecado, pues se tapaba el baño y además, contaminaba el agua. Sin embargo, y aunque no lo creas, depositarlo en una bolsa, mantenerlo en el hogar y entregarlo al señor de la basura resulta más dañino para la salud.

Cuando había fosas sépticas esta práctica era la "correcta", pero con los arreglos a los drenajes ya no es necesario caer en el fecalismo, es decir, en acumular restos fecales que contienen gérmenes. Ahora se ha desarrollado papel higiénico especial para deshacerse en el inodoro.

Las enterobacterias crecen en material fecal, además los científicos del Laboratorio de Microbiología Ambiental de la Facultad de Medicina y del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM descubrieron que además contiene endotoxinas que se adhieren a las partículas del aire, que al ser inhaladas generan inflamación en el tracto respiratorio, complicando el asma y la conjuntivitis.

Ya de por sí los papeles amontonados contienen microorganismos patógenos del aparto digestivo, causantes de enfermedades como la salmonelosis, cisticercosis, si a eso se le agregan las moscas que ronda los papeles y llevan los gérmenes a los alimentos, la cadena infecciosa parece no tener fin. Y falta sumar el caso de los pañales, otro foco de contaminación fecal. Así, en los espacios cerrados, con mascotas y alfombras hay mayor contaminación, según estudios de la doctora Irma Rosas, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera.

La solución que proponen para eliminar el fecalismo es tirar los papeles en el inodoro y almacenar los pañales en el bote de basura, pero sin heces, sólo de esta forma se podría reducir el número de patógenos rondando por la casa. No estaría de más limpiarse los zapatos antes de entrar a la casa, por aquello de pisar las heces de algún perro o hasta de otro ser humano.

Con información de UNAM

 


lm