» Gabo «

Los anti fans de Gabriel García Márquez

Los amigos y admiradores que el Premio Nobel colombiano acumuló a lo largo de su vida son incalculables, sin embargo, también hay gente que a pesar de su calidad literaria y su carisma no sentía aprecio por el escritor. Aquí un pequeño recuento de sus detractores
RIVALIDADES. Ni siquiera en torno al talento de Gabriel García Márquez exite unanimidad. Varios han sido quienes han criticado su obra literaria. (FOTO: Reuters )
Redacción. Fotos Reuters/EFE/Fototeca El Universal/Archivo El Universal
| lunes, 21 de abril de 2014 | 15:24

Gabriel García Márquez era uno de los escritores en lengua castellana más seguidos del mundo. En su vida se hizo de amigo de periodistas, escritores, cineastas, músicos y políticos de todo el mundo, muchos de ellos bastante polémicos. Además, poseía un carisma inigualable que le ganó la simpatía de millones de lectores, quienes aún sin conocerlo en persona lo llamaban 'Gabo' de una manera bastante cercana.

No obstante, no todos los que conocieron a García Márquez y su obra lo admiraban. Hoy te presentamos a los anti fans de Gabo, algunos, quienes fueron duros críticos del trabajo del escritor colombiano. Otros, por su parte, se mantenían lejanos a las posturas políticas del autor de El amor en los tiempos de cólera.

 

Mario Vargas Llosa

Iniciamos por una de las enemistades más celebres de la literatura iberoamericana contemporánea. La literatura unió a dos de los grandes exponentes del boom latinoamericano, el peruano Mario Vargas Llosa y el colombiano Gabriel García Márquez. Pero en 1976 tuvo lugar un episodio que los separaría definitivamente. En una función privada de cine en la Ciudad de México, Vargas Llosa respondió a los brazos abiertos de García Márquez con un certero derechazo.

Aunque el episodio ha sido narrado por el fotógrafo Rodrigo Moya quien tomó las fotos de la solapa de la primera edición de Cien Años de Soledad y las de las huellas del puñetazo en el rostro del Gabo, las razones jamás fueron aclaradas. Sin embargo, se especula que la principal razón del distanciamiento entre los escritores fueron las tendencias políticas divergentes de ambos, Vargas Llosa con predilección por derecha y la abierta militancia de izquierda del colombiano. A esto se le agregan los problemas personales que los enfrentaron posteriormente. Los dos evitaron hablar del asunto en público y han preferido que sus biógrafos descubran las causas por sí mismos.

Agencia Efe

 

Miguel Ángel Asturias

El 19 de junio de 1971 inició uno de los grandes escándalos que las letras hispanas del siglo pasado. El guatemalteco Miguel Ángel Asturias, quien ganó el Nobel en 1965 y contaba por aquel entonces con más de 70 años de edad, afirmó al diario francés Triunfo que Cien Años de Soledad era un plagio de La búsqueda del absoluto de Honore de Balzac.

Las declaraciones fueron retomadas primero por Le Monde y después por France Presse y de ese modo se difundieron por todo el mundo. Las críticas sobre el escritor guatemalteco no se hicieron esperar. Carlos Fuentes fue de los primeros en defender la obra del colombiano y en calificar de absurdas las declaraciones de Asturias. Gabo sólo respondió a los ataques con una pequeña risa y silencio.

Fototeca El Universal

 

Fernando Vallejo

Quien se ha convertido en uno de los detractores más apasionados de la obra de Gabriel García Márquez, especialmente de su novela más famosa y reconocida, y jamás se ha callado su antipatía contra su compatriota. En un texto que escribió en 1998 para la revista El Malpensante pretendía acabar con la reputación de Cien años de Soledad como un clásico moderno e indispensable en el estudio de la lengua española. El texto fue rechazado por Andrés Hoyos, el director de la revista por aquel entonces. "No se puede atacar a un elefante con un cortauñas", declaró el periodista a El Espectador hace unos días. 

Tuvieron que pasar 15 años para que este texto viera la luz. En la edición de 2013 de Peroratas, aparece el ensayo titulado "Un siglo de soledad" donde con toda la ironía del mundo y bastante mala leche crítica la sintaxis de la primera frase del libro, Además, acusa a Gabriel García Márquez de robarse esa anécdota de la autobiografía de Rubén Darío y de nuevo saca a colación la acusación de Asturias. Sin duda, Vallejo tendría razones literarias de sobra para detestar a su celebre paisano, el tiempo decidirá quien tenía razón. 

Archivo El Universal

Octavio Paz

Al parecer los ganadores hispanos del Premio Nobel no están diseñados para llevarse bien entre ellos. Octavio Paz no sólo mantuvo una relación difícil con el poeta Pablo Neruda, sino que en los años 90, tuvo algunas asperezas primero con Gabriel García Márquez y después con Mario Vargas Llosa, gracias a la famosa declaración de éste: El PRI es la dictadura perfecta. Pero estamos hablando de Gabo.

En el encuentro "El siglo XX: la experiencia de la libertad" organizado por el poeta mexicano el mismo año que ganó el Nobel se sintieron dos grandes ausencias: la de Carlos Fuentes y la de Gabriel García Márquez, a quienes Paz calificó de "apologistas de tiranos". “Hay que aprender a decir y a escuchar la verdad: hay que criticar tanto el estalinismo de Neruda como el castrismo de García Márquez”, dijo en una mesa redonda según lo citó el diario El País. Otros grandes literatos separados por la política.

 Archivo El Universal

Maria Fernanda Cabal

La última declaración de odio que Gabriel García Márquez se llevó fue de la congresista colombiana de Centro Democrático (partido del ex presidente Álvaro Uribe), María Fernanda Cabal. Unas horas después de que el escritor falleciera, la diputada subió a Twitter una foto del escritor donde aparece junto a Fidel Castro acompañada por la siguiente frase: "pronto estarán juntos en el infierno".

Horas después el mensaje fue borrado, pero ya era demasiado tarde. Varios medios colombianos, entre ellos la revista Semana, recogieron el tuit y compartieron la captura de pantalla o lo difundieron por medio de Storify, la red social donde se recopilan informaciones en forma de historia. El escándalo fue tal que las autoridades de Aracataca, el pueblo natal de García Márquez, buscan declarar a Cabal como un personaje non grato. La congresista ya pidió disculpas, pero sin duda olvidó que en el mundo de la informática nada es secreto.