» La niña de la selva «

La niña real de 'El libro de la selva'

Tippi vivió durante 10 años en la selva y construyó un vínculo especial con toda clase de animales. Su historia en fotografías está en el libro Tippi: Mi libro de África
TIPPI JB y Abu fueron los mejores amigos de la pequeña. (FOTO: Alain Degré y Sylvie Robert )
Redacción
| viernes, 29 de agosto de 2014 | 18:03

¿Quién dice que las películas de Disney no son realidad? Esta historia no es otra más de príncipes y doncellas, sino de niños en la selva. Tippi fue una pequeña que al igual que Mowgli vivió varios años entre elefantes, serpientes y leopardos. Específicamente sus primeros 10 años.

Con la selva africana por hogar, Tippi Benjamine Okanti Degri fue cuidada por Abu, un elefante de 28 años a quien llamaba "hermano", JB un leopardo huérfano quien fue su mejor amigo, una avestruz y un babuino. En la niñez muchos niños tiene amigos imaginarios, pero Tippi convivía con unos amigos fuera de lo común: cocodrilos, leones y jirafas. Logró un acercamiento con las tribus "Bosquimanos" e "Himbas" de quienes aprendió su lengua y los tips para sobrevivir en ese lugar.

Durante estos años la pequeña que vestía con taparrabos se encargaba de cuidar que los monos no le robaran su botella, pero también sufrió algunos accidentes. En una ocasión varios suricatos casi le arrancan la nariz, a pesar de eso pasó una infancia mágica que casi ningún niño disfruta de esta manera. Pero la pequeña Mowgli no estaba sola, llegó ahí junto con sus papás, Sylvie Robert y Alan Degre, una pareja de fotógrafos franceses contratados por una empresa para retratar la vida salvaje.

Tippi nación en Namibia, un país al suroeste de África en 1990, pero después se trasladó junto con sus padres a Francia donde actualmente estudia cine en la Sorbona Nouvelle Universidad de París. Su padres consiguieron darle una experiencia diferente y no se arrepienten de haberla criado en África y aunque Tippi guarda recuerdos extraordinarios no todo fue felicidad, estaba agotada de estar frente a la cámara y al sol.

Al dejar África ella misma relata que en Francia intentó hablar con los perros, gatos, vacas y caballos, como lo hacía antes,  sin conseguirlo. Ese periodo de cambio fue muy difícil para la niña quien no sólo dejó una parte de sí en aquel país, sino tuvo que enfrentarse a la separación de sus padres y a la adaptación a una ciudad con la cual no tenía nada en común.

Tippi: Mi libro de África, incluye las imágenes de la peña en compañía de sus mejores amigos, a quienes nunca temió, pues mantenía un vinculo especial con cada uno de ellos. 

Con información de UPSOCL

 

 LM