» Guía de Día de Muertos «

¡Sobre mi cadáver... me pierdo estos eventos!

¿Ya se acerca el Día de Muertos y todavía no sabes cómo vas a celebrar a tus queridos difuntitos? Pues no te preocupes, aquí te podemos enseñar el a, b, c para realizar tu ofrenda, elaborar tus calaveritas literarias y hacer un tour por los panteones más tenebrosos y emblemáticos
CELEBRAR A LOS MUERTOS. Paseos, talleres, ofrendas, museos, panteones, mercados. Tenemos toda la oferta cultural para esta epoca que, paradójicamente, es la que tiene más vida de todo el año. (FOTO: Especial. )
Por Andrés Díaz Nava. Fotos Archivo EL UNIVERSAL
| domingo, 27 de octubre de 2013 | 00:10

Si de una festividad debemos estar orgullosos los mexicanos, pues somos los mejores exponentes, es el Día de Muertos. No existe otra fecha en el año que sea más colorida y con mayor riqueza cultural que ésta que tiene como finalidad honrar a esos seres queridos que han dejado el mundo terrenal para ir al más allá.

La celebración del Día de Muertos en México es una de las tradiciones más representativas de la cultura popular mexicana. Aunque se celebra también en varios países de Centroamérica y en algunas regiones de EU, es en nuestro país en donde alcanza su mayor proyección. La época con más vida de todo el año.



Esta tradición data desde la época prehispánica. Aztecas y mayas llevaban a cabo rituales para festejar el paso a mejor vida de sus pobladores. Conservar sus cráneos como trofeos, montar ofrendas donde colocaban objetos que el difunto había utilizado en vida, procesiones, danzas y grandes comidas eran parte de la fiesta.

Disfrutada por igual entre grandes y chicos, esta celebración comprende el montaje de ofrendas caseras, la visita y adorno a los panteones donde yacen los restos de los seres queridos, las comidas familiares y hasta actividades lúdicas como la creación de calaveritas literarias. Te presentamos una serie de eventos, tips y consejos para hacer este Día de Muertos una fecha para el recuerdo.

MERCADOS TRADICIONALES
Para que no falte nada en tu mesa

Si algo nos enseñaron nuestros antepasados con el montaje de las ofrendas, es que si no echamos la casa por la ventana nada habrá valido la pena. Por eso, es importante decidir cada detalle de la ofrenda, desde los platillos hasta el número de veladoras, por lo que en estos mercados podrás encontrar todo lo que necesitas para agasajar a tus seres queridos en su visita al más acá.

> Mercado de Coyoacán, para adornar: En este mercado podrás encontrar el material de mayor calidad para decoración de tu ofrenda, papel picado o hasta alguna artesanía conmemorativa a la fecha.

> Mercado de Atzcapozalco, para los dulces: Si lo que buscas es darle el toque de dulzura a tu ofrenda, este mercado es el ideal, es el más vasto de la ciudad si a cantidades de azúcares nos referimos; calaveritas de todos tamaños y colores.

> Mercado de Jamaica, para el toque natural: Es el lugar por excelencia para conseguir flores para cada época del año; por supuesto, el cempasúchil es la flor de temporada y podrás encontrarla en abundancia a un precio muy accesible.

> Mercado de San Juan, para degustar: La tradicional colonia Centro no podía quedar excluida de esta lista, y este mercado alza la mano para ofrecer una gran variedad de panes de muerto en sus distintas presentaciones y rellenos de muchos sabores.

EL VIVO AL GOZO
Para satisfacer a las ánimas más exigentes del hogar

Porque como no todo es colocar la ofrenda y esperar a que nuestros seres queridos nos visiten, a continuación te presentamos una serie de actividades imperdibles por todo lo largo y ancho de la ciudad para que las ánimas más pequeñas del hogar, y también las más grandes, pasen unos días llenos de total diversión:

> "La Llorona" se pasea  por Xochimilco: Una de las leyendas más arraigadas de nuestra cultura popular se hace presente en nuestras vidas para ofrecernos un espectáculo en el que el teatro, la danza y la música nos hace viajar a la época prehispánica como un acercamiento a nuestras raíces. Una gran opción para que los interesados en la historia de nuestras tradiciones demos cuenta del imaginario de la cultura mexicana.

> La UNAM, hogar de almas en pena: Si los más vivos de tu hogar son de carrera larga, recomendamos darse una vuelta por la Megaofrenda que año con año organiza la UNAM para conmemorar el Día de Muertos. Jorge Luis Borges, Edgar Allan Poe, Octavio Paz, Carlos Monsiváis o los personajes de José Guadalupe Posada han sido invitados de honor a estas innumerables ofrendas que se montan, gracias a facultades y dependencias de la UNAM, en Ciudad Universitaria. Sin duda, un paseo lleno de creatividad y color por más de 65 ofrendas que este año irán dedicadas a la pintora surrealista Remedios Varo.

> Los espíritus invaden los museos: La Secretaría de Cultura del DF tiene preparadas tantas actividades que tendrás de donde escoger para pasar un día muy ad hoc con la fecha. Entre las actividades destacan: la Megaofrenda Tradicional del Día de Muertos en el Museo Panteón San Fernando, la exposición Las calacas de occidente en el Museo Dolores Olmedo; 12 momias, montaje de la ofrenda en el Museo del Carmen; la exposición Mictlán, donde se muestra la importancia de la cultura mixteca en el culto a la muerte y su creencia en el inframundo, en el Museo del Risco.

Si buscas otras opciones también podrás asistir a La noche de muertos en bicicleta, recorrido por seis kilómetros donde podrás apreciar algunos edificios emblemáticos de la ciudad. Habrá un premio especial para el mejor ciclista disfrazado. ¡A morir que vinimos! La Catrina, taller en el que los más pequeños fabricarán artesanías referentes al día de muertos. O si así lo prefieres, el Centro Nacional de las Artes tiene preparados un sinfín de actividades para el 1 y 2 de noviembre que comprenden talleres, espectáculos y cuentacuentos.

ASÚSTAME PANTEÓN
Para los que quieren actividades siniestras


Cada año un alrededor de un millón y medio de personas visitan los 104 panteones capitalinos en con la finalidad de dar una manita de gato a las tumbas de sus seres queridos. El ir y venir de flores para adornar el lugar donde yacen sus seres es también una tradición y a continuación conocerás algunos de los sitios más característicos de la ciudad.

> Mixquic:

El pueblo de Mixquic en la delegación Tláhuac es una tradición que año con año ofrece a los visitantes una variedad de eventos alusivos al día de muertos. La Alumbrada es quizá la mayor de sus atracciones, sin duda una gran experiencia que hay que vivir. Este año, además de las actividades convencionales habrá una buena oferta para el público juvenil con El regreso del Coco 2013, un festival de música que contara con actos en vivo de bandas como Lost Acapulco, Quiero Club, Pedro Piedra, 60 Tigres y Little Jesús.

> Camposantos históricos:

Otros panteones tradicionales en la ciudad que resaltan por sus actividades e importancia histórica son: el Panteón de San Fernando donde yacen restos de personajes como Benito Juárez e Ignacio Zaragoza; el Panteón Francés de la Piedad, ubicado en la Colonia Roma, con su sobrio y elegante estilo, donde se puede dar un gran recorrido por lapidas y capillas donde descansan los restos de algunas de las familias más prestigiosas de la época porfiriana. Y la última recomendación y no por eso menos interesante: El Panteón Civil de Dolores, uno de los más grandes e imprescindibles donde podremos dar cuenta de todos los ámbitos de la historia de nuestro país: aquí yacen los restos de personajes como Diego Rivera, Agustín Lara, Alfonso Reyes, Rosario Castellanos, entre otros. No dejes pasar la oportunidad de deleitar tus sentidos a través de estos recorridos que te harán pasar un día tenebrosamente divertido.

Y para terminar, no te olvides de las calaveritas literarias, una tradición que data del siglo XIX. Gran oportunidad para que chicos y grandes echen a volar su imaginación y redacten una composición alusiva a algún héroe nacional, personaje de la cultura o simplemente a uno de los miembros de la familia. Pasarás horas de entretenimiento al lado de tus seres amados, en las que las palabras y el ingenio se combinarán para poner a revivir a carcajadas a los muertos.